5 beneficios del estudio para niños en la fase preescolar

16/02/2021
Kumon Chile Kumon
Compartir:

La primera infancia es crucial para el desarrollo de una persona. Es durante este periodo que el niño empieza a registrar y a desarrollar diferentes perspectivas de vida, como comportamiento social, evolución cognitiva e incluso aspectos físicos. Las lecciones aprendidas en este periodo de crecimiento se mantendrán durante toda la vida.

El niño que tiene contacto con números y letras desde una edad temprana amplía la creatividad, las habilidades cognitivas y emocionales. Además, la familiaridad con la escritura facilita la alfabetización y ayuda en todas las asignaturas, ya que el principal apoyo para el aprendizaje en la escuela es el libro didáctico.                                                           

Mariana Bruno Chaves, graduada en Letras en la Universidad de Sao Paulo, con post graduación en Arte-educación y Psicopedagogía y diferentes cursos en el área de Educación. También está especializada en Literatura infanto-juvenil y es responsable por el desarrollo del material didáctico de Lengua Materna de Kumon. Lee a continuación los 5 beneficios del estudio para niños en la edad preescolar.   

 

1. Trabaja coordinación motora  

La coordinación motora es la capacidad de controlar los movimientos corporales, siendo muy importante tanto para la vida académica como para la formación personal del niño. Por lo tanto, las actividades preescolares priorizan esta habilidad, para ayudar a los estudiantes a sostener correctamente los instrumentos de escritura para el progreso.  

 

2. Inicia el gusto por los estudios 

Los más pequeños tienen la facilidad para asimilar nuevos contenidos. Por lo tanto, mientras más estímulo ellos reciban en la infancia, mayor será su desarrollo escolar y cultural en el futuro. Eso sucede porque el cerebro se expande y trabaja para enraizar el conocimiento.  

 

3. Desarrolla la concentración y la autonomía 

En esta etapa podemos empezar a trabajar la concentración y la autonomía. El nivel de dificultad de las actividades aumenta gradualmente y el niño aprende jugando. Lo ideal es brindar un ambiente agradable para que asimile el contenido con más facilidad.    

 

4. Estimula el gusto por el estudio 

Es importante introducir ejercicios con trazos lúdicos, fomentando no solo el esfuerzo y la dedicación, sino también la imaginación y la creatividad. Así, además de perfeccionar la coordinación motora, la concentración y el razonamiento lógico, los estudiantes se sienten motivados a continuar aprendiendo.   

5. Introducir en el mundo de la lectura 

Incluso antes de la alfabetización es importante estimular a los niños para que tengan curiosidad e interés por la lectura. La construcción de un buen hábito de lectura debe tener incentivo de la familia y empezar cuanto antes. 

 

Texto: Asesoría de Prensa de Kumon | Agencia MAM

 

Tags: preescolar

Artículos relacionados